Ventajas físicas y psicológicas de la práctica de Mindfulness

8 Comments

“Mi vida ha estado llena de enormes desgracias, la mayoría de las cuales nunca llegaron a suceder”

                    Michael de Montaigne.

Hay quienes piensan que Mindfulness es dejar la mente en blanco, nada más lejos de la realidad.

El cerebro siempre está procesando información de forma consciente o inconsciente y su actividad solo cesa tras la muerte.

Mindfulness no es dejar la mente en blanco, es la experiencia física y psicológica que surge espontáneamente cuando la atención se encuentra voluntariamente focalizada en el momento presente.

Solo experimentamos aquello a lo que prestamos atención, y son nuestras intenciones, conscientes e inconscientes, las que determinan aquello en lo que nos focalizamos y en consecuencia, nuestra propia experiencia física y psicológica.

En Mindfulness, la atención se focaliza en el momento presente a través de las sensaciones físicas, especialmente en las sensaciones que genera el aire al entrar y salir de nuestro cuerpo mientras respiramos.

La necesidad de practicar Mindfulness focalizando la atención en el momento presente, se relaciona con la actividad y funciones de nuestro propio cerebro.

La actividad de nuestro cerebro no está orientada a generar una experiencia física y emocional placentera, sino a garantizar la supervivencia superando situaciones adversas y conflictos.

Cuando la atención no se encuentra voluntariamente focalizada en el momento presente, hablamos de mente errática o mente de mono, que por defecto tiende a rememorar los conflictos no resueltos del pasado, así como todas las posibles amenazas en relación al futuro.

Cada vez que rememoramos situaciones dolorosas del pasado o conectamos con nuestros miedos en relación al futuro, experimentamos emociones.

Debemos recordar que las emociones no son solo experiencias psicológicas agradables o desagradables, también son respuestas físicas mediatizadas por el sistema neuroendocrino, que preparan nuestro organismo para afrontar una situación concreta.

El psicólogo clínico Paul Gilbert, (Gilbert 2009), propuso tres sistemas básicos de respuesta emocional ante circunstancias internas y externas específicas:

  • El sistema de respuesta a la amenaza.
  • El sistema de impulso y logro
  • El sistema de calma y afiliación.

El sistema de respuesta a la amenaza prepara al organismo para la conducta de lucha o huída mediante la activación del eje H.H.A. (Hipotálamo Hipofisario Adrenal), lo que promueve la liberación de mediadores como la adrenalina y cortisol.

Para afrontar la lucha o la huída lo mejor posible, tienen lugar cambios físicos fundamentales: las pupilas y los bronquios se dilatan, se movilizan ácidos grasos para proporcionar energía, aumenta la coagulación, la sangre se desplaza a los músculos de las extremidades, aumenta el rendimiento cardiaco, etc.

En los animales, al cesar el estímulo amenazante, cesa la respuesta ante la amenaza, pero en los seres humanos, la tendencia a rememorar y a predecir conflictos, dificulta el cese de esa respuesta y puede llegar a causar enfermedades relacionadas con el estrés.  

En consecuencia, puede aparecer dolor de cabeza, insomnio, ansiedad, tensión y dolor muscular, ardores, indigestión, diarrea, hipertensión, dolor precordial, e incluso infarto de miocardio, disminución de las defensas, y en consecuencia posibles infecciones o cáncer, etc…

La experiencia de una mente errática, focalizada por defecto en los conflictos pasados y futuros, no solo es psicológicamente desagradable, sino potencialmente perjudicial para la propia salud.

El sistema de impulso y logro, regula la conducta orientada a la búsqueda de recursos en el entorno, (alimento, parejas sexuales, territorio, alianzas, etc.), y se relaciona con la liberación de dopamina, la llamada hormona de la felicidad.

En los animales, el deseo se encuentra estrechamente relacionado con la supervivencia y con la reproducción, pero en los seres humanos, el deseo es potencialmente ilimitado al relacionarse con el estatus y las necesidades sociales.

Cuando está en peligro aquello que deseamos o nuestro estatus social, experimentamos estrés, que mantenido en el tiempo, tal y como ya hemos visto, puede llegar a causar enfermedades.

Por último, el sistema de calma y afiliación está mediatizado por la liberación de endorfinas y opiáceos endógenos, y se asocia a una experiencia física y psicológica de bienestar y paz interior.

En los animales, esta experiencia psicofísica puede considerarse una experiencia por defecto, es decir, aquella que aparece cuando no se encuentra activado el sistema de amenaza o el sistema de impulso y logro.

En los seres humanos, el pensamiento errático, focalizado en los conflictos pasados y futuros, dificulta la desactivación de los sistemas de amenaza y de impulso y logro, y en consecuencia la entrada en estado de calma y afiliación.

Cuando la atención se focaliza voluntariamente en el momento presente y cesa el pensamiento errático centrado en los conflictos, surge espontáneamente esa experiencia de bienestar y paz primaria, a la que los griegos denominaron Eudaimonia.  

Mantener la atención focalizada en el momento presente gracias a la práctica de Mindfulness, ha demostrado generar cambios muy positivos, tanto a nivel genético como a nivel de nuestra estructura cerebral.

El estudio, “Cambios Rápidos en las Histona Deactilasas y en la expresión de Genes Inflamatorios en Meditadores Expertos”, llevado a cabo por Perla Kaliman y colaboradores se comparó la expresión de genes proinflamatorios y genes de la histona deactilasa en un grupo de meditadores, frente a un grupo de no meditadores que actuó como control. El estudio demostró en  pocas horas que los meditadores mostraban diferencias significativas en la expresión de los genes proinflamatorios y proteínas de las células sanguíneas, que no se observaron en el grupo control.

La disminución en la expresión de esos genes se correlacionó con una recuperación física más rápida, tras una situación estresante. (“Rapid Changes in Histone Deactylasas And Inflammatory Gene Expression in Expert Meditators”. Psychoneuroendocrinology, 2014 Feb 40:96-107).

En los cromosomas, los telómeros protegen el material genético de la degradación y actúan como marcadores biológicos de envejecimiento celular. La telomerasa es la enzima que replica el ADN en los extremos de los cromosomas, alargando los telómeros.

En el estudio “Entrenamiento intensivo en meditación, actividad de la telomerasa en células del sistema inmune, y mediadores psicológicos”, llevado a cabo por Jacob T.E y colaboradores, se comparó la actividad de la telomerasa en un grupo de meditadores frente a un grupo control. La actividad de la telomerasa en meditadores se vio incrementada en un 33,3% respecto a los controles, lo que representa una diferencia estadísticamente muy significativa. (“Intensive Meditation Training, Inmune Cells Telomerase Activity and Psychological Mediators”. Psychoneuroendocrinology 10, 2016).

En el estudio “La Práctica de Mindfulness conduce a un Incremento en la densidad de la sustancia Gris Cerebral”, llevado a cabo por Sara W. Lazar y colaboradores, se midió la densidad cerebral en un grupo que meditó 27 minutos al día durante 8 semanas, frente a un grupo control de no meditadores. Para el seguimiento, se realizaron resonancias magnéticas cerebrales 2 semanas antes del estudio, durante el estudio, y dos semanas después.

Tras las 8 semanas se encontraron diferencias significativas en el grupo de meditadores en relación a los controles en el volumen cerebral de 5 regiones del cerebro. (Mindfullness Practice Leads To Increases In Regional Brain Gray Matter Density”. Psychiatry Research: Neuroimaging, 2011:191(1):36)

En conclusión, podemos afirmar que la experiencia física y psicológica de una mente errática, focalizada por defecto en los conflictos, no es solo desagradable a nivel físico y psicológico, sino propicia a la enfermedad.

Por el contrario, la experiencia de una mente focalizada en el momento presente mediante la práctica de Mindfulness, no es solo agradable, sino que propicia la observación voluntaria y resolución de conflictos del pasado, y fomenta la resiliencia, o capacidad para crecer ante la adversidad, y en consecuencia la capacidad de afrontar el futuro más positivamente.

 


Suscríbete para recibir lo último de mi blog

Suscribiéndose acepta expresamente la Política de Privacidad y recepción de comunicaciones electrónicas

 

8 Comments

Leave a Comment

  1. Marta
    Reply

    Deberiamos incorporar la meditación a nuestros que hacerse diarios. Igual q nos cepillamos los dientes o comemos. Es básico y necesario. Gracias

    1. Carmen Ochoa
      Reply

      Muchas gracias por tu comentario, Marta. Sería perfecto que todos lo incorporáramos en nuestra rutina diaria.

  2. Katia
    Reply

    Gracias por explicar y aclarar en qué consiste Minsfulness y lo necesario y útil que es practicarlo .

    1. Carmen Ochoa
      Reply

      Hola, Katia. Me alegro mucho de que te haya sido útil. Saludos

  3. Berri
    Reply

    Maravillosa explicación, breve, concisa y al grano, con soporte científico objetivo!! Excelente descripción “de bolsillo” para todos los públicos!!! Mil gracias Carmen

    1. Carmen Ochoa
      Reply

      Muchas gracias Berri por tu comentario. Me alegro de que te haya sido de ayuda. Saludos

  4. JAIME RUBIO
    Reply

    Como siempre Carmen,un placer y una suerte poder aprender de tu Conocimiento.Muchas gracias.

    1. Carmen Ochoa
      Reply

      Muchas gracias Jaime por tu comentario. Me alegra enormemente que mi artículo te haya gustado. ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published.